miércoles, 3 de diciembre de 2008

Dos de la mano (fragmentos)

Atrás habían quedado Dios y su derrota. El tiempo y su velocidad, la sociedad y su paternalismo, el pensamiento y su sombra.
Las huellas desaparecían, dejando de ser huellas.
Dos de la mano; el eco de la luna sobre el agua.
Alguien sugirió el parecido con otro Dios.