martes, 3 de marzo de 2009

Las cosas II

Regresar a las cosas,
Como regresa la abeja de vez en cuando a la flor.

Insistir también con el cuerpo,
Como insiste el pensamiento o el martillo.

Convencerse del tiempo,
Como convence la tumba a la viuda.

Hacerlo hasta agotarlas,
Como las gotas al fuego.


Es la única manera de no volver.