jueves, 1 de mayo de 2008

Llegar a éste momento.



Las ganas de nada,
que son ganas de todo.
Los golpes severos,
que curaron en el fondo.

Excesos que echan a patadas
a otros excesos.
Miradas hechas pedazos,
como signo de una visión.

Las necesidades reducidas en tamaño,
la nada que derrocha nada.
El silencio que da derecho al deseo,
de llegar a éste momento.