sábado, 17 de mayo de 2008

La esfera

Una esfera gigante encierra y confunde el cielo y el suelo. Subsuelo y hasta sobrecielo son la misma cosa.

Los números no sirven, todo cuenta lo mismo. Todos los números volvieron al uno.
Todo tiene un sólo nombre porque no hay razón para separar lo homogéneo. Clasificar seria como cultivar el sin sentido. Todo es parte de todo. No hay ni principio ni fin. Absolutamente todo es esfera. La unidad diversa es considerada un invento. Los inventos no son considerados. El único invento es la esfera y allí ya esta todo incluido.

Así, la mano es una parte del pie, el ojo la base donde crecen los cabellos. La espalda esta sostenida por la nariz. El cuerpo rueda con la esfera, sin arriba ni abajo, y ésta rueda con aquél.

No existe tampoco, lo chico ni lo grande. Ni siquiera la muerte existe, porque es considerada parte de la vida, y la vida es la esfera esfera. Inclusive el infinito. Afuera sin duda esfera. Lluvia y sol son esfera, viento y luna y Marte son también esfera.
La mentira es mentira y la verdad no existe. En la esfera todo es cierto, desde que todo es ella.

Sólo hay una sola palabra: Esfera.
Por supuesto, una sola palabra
y su silencio.

2 comentarios:

Brenda dijo...

Hola Fran... ¡terrible! que buen escrito, parece como cuando jugas cn espejos curvos a ver imágenes en donde no sabes si realmente están ahi.
Buen blog, que sigan apareciendo las creaciones de esa mente imaginativa. Es un buen ejercicio.
saludos!
Bren
pd: gracias por agregar mi blog

Noctiluca dijo...

En La esfera; ¿donde entra el devenir? ¿dónde, dentro de ella, transcurren los sucesos? si todo está en todo; ¿como se explica el cambio? si es que acaso existe... Para Parménides no, sólo aquella esfera, perfecta y eterna, perceptible sólo con la mente.
Me encantó tu blog con tu permiso ¿lo puedo poner entre mis links?
Un beso!