martes, 15 de junio de 2010

Irremediable

Tomar el texto desde el intersticio más grande,
con dos dedos,
ayudándose un poco con las uñas
y tirar hacia arriba,
como sacando un pañuelito descartable del paquete.

Ver como se corren las letras
y el blanco va en aumento.

Finalmente el texto se irá al suelo
y quedará la hoja vacía.
Hasta el intersticio ha desaparecido en la mano
y la hoja vuelto blanca otra vez.

Siempre queda un pozo sin tapar
donde un tropiezo devuelve el silencio a su lugar.